Skip to content

Racionalismo y bioarquitectura

septiembre 16, 2010

Hasta hace un siglo, los materiales de construcción eran todos naturales. Madera, piedra, ladrillos y tierra cruda o cocida, con sus respectivas técnicas constructivas, formaban la mayoría de las viviendas. Actualmente el panorama es muy distinto.

Tras la segunda guerra mundial, la necesidad de reconstruir rápidamente las ciudades devastadas provocó una edificación a gran escala que, aunque dio techo a muchas personas, introdujo elementos inusuales hasta entonces. Son muchas las consecuencias positivas. La reconstrucción se produjo, en general, con intención de garantizar una vivienda salubre para todos, apelando con frecuencia a la arquitectura racionalista que, en los años veinte y treinta, había establecido cánones de calidad, espacio e higiene. Estos criterios, a los que apenas prestamos atención, son una conquista del siglo XX. Se trata de la misma tendencia que se ha planteado la necesidad de habilitar zonas verdes en la ciudad y de emprender acciones encaminadas a mejorar el bienestar de las personas.

Hoy en día, en un panorama en que estas reflexiones se ven doblegadas por razones económicas y políticas, la bioarquitectura se plantea, simplemente, reconsiderar las técnicas, los materiales y las razones que siempre han formado parte de nuestro legado arquitectónico. Los hábitos constructivos han cambiado y obtener materiales naturales resulta más complicado que echar mano de otros de origen sintético. La bioarquitectura habla un idioma claro, aunque no siempre el más oído: en la actualidad, todo está sometido a tratamiento, a filtrado, a complicación.

Podría decirse que es un mal de nuestra época: en un bar, es más fácil que sirvan una bebida isotónica que un simple vaso de agua. ¿Y qué nos diría un fotógrafo si le pidiéramos que nuestro reportaje de boda fuera en blanco y negro? Diría que será más caro, que exige más esfuerzo, que no le va bien… Lo mismo le ocurre a quien pide materiales de construcción naturales: debe sortear toda clase de ingenios sintéticos que le propone el constructor. Por eso tiene que ser una decisión consciente, una voluntad por principios.

La bioconstrucción en España empieza a penetrar en la conciencia pública lentamente, también con la ayuda de las medidas de protección del medio ambiente de la legislación europea. Desde hace unos años hay congresos anuales sobre el tema y se organizan pequeñas y grandes ferias.

¿Que es Baubiologie? La biología de la construcción (bioconstrucción) estudia las relaciones globales del ser humano con su entorno edificado residencial y laboral. Las primeras conversaciones para organizar el Instituto de Bioconstrucción en España con el Dr. Schneider, fundador del IBN Neubern de Alemania, tuvieron lugar ya en 1996.
Existe el IEB Instituto español de biocontrucción.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: